RÉQUIEM

17.5.11

"Anoche tocamos en Burgos; ojalá no lo hubiéramos hecho. Por la tarde estuve hablando por teléfono con Pedro San Martín, que pasaba unos días en una casa rural cerca de allí, con unos amigos. Estaba tan divertido como siempre, me reí un montón y le dije que se viniera al concierto, que hacía tiempo que no nos veíamos. Por la noche cogieron el coche él y su amigo Iñaki, pero nunca llegaron. Deseo con todas mis fuerzas que Iñaki salga de esta. A Pedro no lo volveré a ver, pero jamás dejaré de echarle de menos. Ojalá nunca hubiera dado ese concierto en Burgos. Qué mierda." N.V